El Buen Samaritano

El error de usar a otra persona para que interceda en tu favor

A este particular, es decir un amigo que intenta convencer a tu pareja para que regrese a tu lado, se le ha dedicado uno de los Diez consejos porque se usa con mucha frecuencia y es de gran importancia. Merece la pena, sin embargo, que le dediquemos un espacio exclusivo.

Lo habitual es que las parejas compartan muchas cosas, entre ellas los amigos, y en principio no pasa nada si uno de estos amigos se presenta ante quién ha roto la relación para preguntarle el motivo de la decisión y si hay alguna posibilidad de que todo vuelva a ser como antes. Como digo, ante esto no pasa nada. El problema llega cuando somos nosotros quiénes le pedimos a algún amigo que directamente interceda, que directamente se presente ante nuestra pareja (ya que a nosotros no nos está permitido) y trate de venderle con argumentos objetivos lo que está persona se está perdiendo y se puede perder, si la pareja se rompe definitivamente. Puedes pensar que tu pareja de ha dejado exclusivamente por razones de peso, pero en realidad los motivos que suelen estar detrás de una ruptura son más emocionales que racionales. Aunque es verdad que una cosa lleva a la otra, es decir la emotividad tiene un origen racional también, que alguien trate de explicarle a tu pareja lo maravilloso que eres no solucionará nada.

Si esto ocurriera, si alguno de tus amigo decide visitar a tu pareja, lo ideal sería que no le hablara de ti en absoluto y si lo hace que sólo le explique que has aceptado la nueva situación con toda normalidad y están bien. Sólo eso. De esta forma tu imagen, que es lo que realmente ha dejado de ser atractiva para tu pareja, vuelva o empiece a lucir con luz propia. Suerte.

Simple Share Buttons