La importancia del magnetismo personal en una ruptura de pareja

Estrategias básicas para recuperar a tu pareja

Aumentar tu magnetismo personal

En todos los casos de ruptura se parte de una base, de algo que ya tenemos ganado. Este algo es que sigues gustando físicamente a tu pareja. Podemos decir que para tu pareja aún mantienes el atractivo; pero has perdido tu magnetismo personal.

En muchas ocasiones, tras la ruptura, suplicamos a nuestra pareja que nos dé otra oportunidad tal vez apelando al sentimiento de lástima o de pena. También hay gente que recurre a un amigo para que interceda, ya hemos visto que no es una buena idea en el artículo titulado «El buen samaritano». Todo esto produce una pérdida de nuestro magnetismo y nos volvemos incapaces de ser atraer no sólo a nuestra pareja sino también a otras personas. En realidad nadie quiere estar junto a una persona que llora y se arrastras como un alma en pena.

Recuerda que la calma es el lugar donde debemos situarnos para conquistar cualquier influencia sobre los demás: el dominio de uno mismo nos convierte en atractivos. Así, una a de las herramientas que primero has de poner en marcha es la del magnetismo personal.

Aunque siendo algo tratado por parasicólogos, sin embargo, la psicología clínica moderna cada vez presta más atención a este fenómeno, ya que todo el mundo en alguna ocasión ha tenido la sensación de atraer a los demás y también de sentirse atraído por otros. Hay quién cree que forma parte de nuestra naturaleza ser o más o menos magnéticos, aunque no cabe duda de que es una capacidad que se puede aprender y modular siendo en mis sesiones de coaching para recuperar a una pareja, así como en el Método K una parte imprescindible.