LAS PRIMERAS HORAS o días inmediatamente siguientes a una ruptura son de vital importancia para conseguir la reconquista.

La clave es no caer en la angustia ni hacer o decir cosas de las que luego podamos arrepentirnos. Si ya crees haber cometido algún error de este tipo, distánciate y deja pasar unos días para que los ánimos se calmen usando el contacto cero: deja que sea tu pareja quién lo haga. Lo más sensato es dedicar ese tiempo a reflexionar sobre nuestra situación ya que es posible que no sea la primera vez que os distanciáis. Es posible que sea necesario reconsiderar la situación o incluso dejar a esa persona como pareja. Como recomendación general, lo más prudente es no hacer nada durante los primeros y esperar a que podamos pensar con tranquilidad.

Tampoco caigas en el error, demasiado frecuente, exigir un cita para que nos explique por qué ha tomado esa decisión o pedirle rápidamente que nos devuelva los regalos, las fotos, o las cosas que aún tenga en su poder. deja que tu pareja sea libre. No borres o bloquees a tu pareja de las redes sociales. De igual forma, tampoco podemos negarle nada de lo que nos pida: hay que comportarse con madurez y calma demostrando que somos capaces de encajar en golpe con naturalidad y humildad. Esto será muy importante para ti, si después decides intentar recuperar ese amor.

Busca el apoyo de tus amigos y familia, pero sin caer en victimismos. Algún tipo de ayuda en psicología te ayudará también.  Si te preguntan puedes decir que por el momento habéis decidido daros un tiempo, evitando dar demasiados detalles. Algo que te ayudará mucho más de lo que crees es practicar algún deporte aeróbico: correr, nadar, ciclismo… El cansancio físico moderado te ayudará a dormir mejor y a que su ideas se ordenen.