TODO EL MUNDO comete errores y hace cosas de las que no está orgulloso: las circunstancias a veces nos llevan a cometer actos que luego nos cargan con un fuerte sentimiento de culpa. Sin embargo, una vez cometido el acto nada podemos hacer para arreglarlo, porque no se puede dar marcha atrás en el tiempo. Sin embargo, sí hay una cosa muy importante que puedes hacer: aprender de tus errores.

En el contexto de una ruptura de pareja, el que es dejado experimenta una sensación de culpa al descubrir y entender -o incluso hacer suyos- los motivos por los que la otra persona se fue. Quizá le fue infiel, tal vez hubo mentiras o algún otro comportamiento que no tiene por qué ser negativo en sí mismo, como por ejemplo dedicar muchas horas al trabajo o actividades deportivas, etcétera. Cuando entendemos que nos han abandonado por un motivo justo, entonces la culpa cae sobre nosotros como una gran losa que no nos deja respirar. Mucha gente que he atendido en mis sesiones de psicología del coaching a lo largo de estos años se da cuenta de esos errores en la consulta, o también leyendo o mirando los vídeos del Método K. Una mirada crítica y de mente abierta hacia nosotros mismos nos puede hacer descubrir muchos aspectos que desconocíamos de nosotros mismos. Comienza entonces el proceso de intentar expiar esa culpa y pagar por todo aquéllo que hicimos mal con la intención de repararlo y que esa persona vuelva. Pensamos que se trata de pagar algo que debemos,

Sin embargo, cuando nos mostramos así de vulnerables delante de nuestra ex pareja conseguimos el efecto contrario, ya que nuestro atractivo y nuestro magnetismo personal caen a los niveles más bajos. Por supuesto, puedes reconocer tus errores, pero debes olvidarte de pagar ninguna culpa y sentirte mal por ello. Sirva como ejemplo el caso de Juan, una persona que atendí no hace mucho. Había conseguido escalar muchos puestos en la multinacional en la que trabajaba, en pocos años había conseguido ser el responsable de un grupo de trabajo de más de cien personas repartido por todo el mundo, a costa, eso sí -me explicó con remordimiento- de quitar horas a su familia y a su esposa. Llegaba cada día a las diez de la noche a casa y trabajaba incluso los domingos. No colaboraba en asuntos domésticos ni tampoco en la educación de sus dos niñas. Todo ello le reportaba un salario magnífico y un prestigio personal dentro de la compañía. Cuando su mujer le dijo que le dejaba, pasó de trabajar doce horas a trabajar siete, pasó de apenas estar en casa a pasarse las tardes y los fines de semana enteros atendiendo las tareas domésticas y haciendo pequeñas reparaciones en casa (su mujer siempre se había quejado de eso). Se había dado cuenta de su terrible error y había decidido pasar de la noche al día y ocuparse totalmente de sus hijas y no dedicar al trabajo ni un minuto más de lo que marcaba su contrato. Ésto, lo primero que produjo, fue desconfianza de su pareja. Un cambio tan radical, tan visceral, tan poco premeditado y además causado por el anuncio de divorcio, que su mujer no se lo creía. Todo esto produjo un sentimiento de rechazo aún más profundo hacia su marido, y todo ello por el sentimiento de culpa que Juan sentía.

La culpa es algo que siempre tiene que ver con el pasado, es decir con algo que ya no existe. Lo que te ocurrió ayer, lo que Juan hacía en su casa hace sólo un par de meses, o incluso lo que está tan lejano como la caída del Imperio Romano en el siglo V: totalmente inaccesible ya. De modo que para ser prácticos lo único que puedes hacer es aprender para no cometer ese error otra vez tanto si vuelves con tu ex, como si no. La vida no es para hoy ni para esta semana, es para mucho más tiempo y por tanto tendrás oportunidad de no cometer ese error en el futuro. Tropezar en una piedra puede ser muy positivo porque en el futuro no ocurrirá. Juan tuvo que recapacitar y empezar a trabajar y dedicarse a su familia lo justo, ni mucho ni poco, lo justo. Si este es tu caso y quieres volver con tu ex, en vez de sentirte culpable, tendrás que mirar hacia adelante y decirle que quizá cometas otros muchos errores en el futuro, pero ese que os separó ya no lo cometerás. Que has aprendido.

El filósofo danés del siglo XIX Soren Kierkegaard, trató el tema de la culpa en su libro “El concepto de la angustia”. Un ensayo que trata sobre la elección, la libertad del hombre de elegir entre el Bien y el Mal y del poso que estos dos conceptos deja en los seres humanos: la culpa. En este sentido hay autores que piensan que la culpa es una suerte de invento de las religiones antiguas para controlar al pueblo. El pecado -el error de hacer lo que no hay que hacer- es el origen de la culpa. La tradición judeocristiana dice que Adán cometió el error de comer de la fruta prohibida. Efectivamente, si soy capaz de hacerte creer que tú eres el causante de un mal provocado en mí, entonces estarás en deuda conmigo. Eso mismo es la culpa. Así, una de las traducciones de culpa desde el latín es debitas, es decir, deudor.

Sé practico. Si deseas recuperar a tu pareja aprende de tus errores, mira al futuro con la cabeza bien alta. Esto te hará ser mucho más atractivo y magnético a ojos de tu ex.

5 (100%) 1 voto