COMO SABES, LA ciencia que estudia los valores se llama axiología y establece, entre otros aspectos, que los valores son cosas que preferimos o que estimamos. Esta estimativa se extiende también a las personas: hay personas que estimamos (y tienen valor con es nuestra pareja) y otras no tanto. ¿Pero cómo puedo darme valor a mí mismo después de una ruptura?

Es muy frecuente que al producirse una ruptura de pareja indeseada, el que es dejado intente por todos los medios agradar a la otra persona y de esta forma revertir lo ocurrido. Si este es tu caso posiblemente hayas usado el famoso contacto cero para recuperar a tu ex, u otras técnicas similares con el deseo de llamar su atención. Le habrás pedido perdón, le habrás hecho algún regalo y cosas similares. Esto es muy normal. Sin embargo, querer agradar en exceso puede ser perjudicial, de la misma forma que el exceso de perfume resulta repulsivo, pero unas gotas son muy atrayentes.

Los días o semanas posteriores a la ruptura son muy importantes, si es que tu deseo es volver con él o con ella, y lo primero que debes hacer es darte el valor que tu pareja no te está dando. Si te regalas demasiado los oídos, si le haces todo tipo de favores, si le haces la compra, le regalas bombones y le llevas el coche al taller, entonces habrás roto el equilibrio necesario para que se forme cualquier pareja (esto queda ya explicado en el capítulo Cómo se forja una pareja del Método K). Si estás haciendo esto no estás siendo tú mismo o tú misma, estás menospreciando tu propia esencia y olvidándote de que esa persona se enamoró de ti por otras cosas: por lo que eres realmente.

Recuerda que una pareja es alguien valioso porque en ella se dan unas determinadas cualidades especiales que la diferencias del resto de personas: por eso hemos elegido a ésta y no a otra.

Una vez producida la ruptura, y no estando de acuerdo con ella, debes mirar hacia tu interior y ser responsable de lo que realmente veas. Puedes pedir perdón por las cosas que crees que has hecho mal. Este gesto, expresado una única vez con honestidad, es suficiente. En el resto de situaciones debes comportarte en línea contigo mismo, o sea, dándote el valor que tienes, ni más ni menos.

No supliques ni intentes dar lástima a tu pareja con la intención de que regrese porque conseguirás otra cosa distinta. Por el contrario, lo que debes hacer es apartarte unas semanas, retirarte sin agobios, sin presiones. Deja el espacio que tu pareja te ha pedido y dedica ese tiempo en soledad a cuidarte y a estar con otras personas que también te quieren.

Es el momento de mostrar tu mejor imagen (recuerda que le gustas físicamente a tu pareja). Te vendrá bien que renueves un poco tu armario, vayas a la peluquería o un centro de estética para que puedas verte, y te vean muy atractivo o atractiva. Trata de hacer cosas que mantengan tu mente ocupada, y de ayudar a los demás en lo que puedas. Quizá es el momento de apuntarte a una ONG como voluntario o voluntaria. Esto te ayudará a encontrarte bien. Pero en ningún caso te arrastres llorando por los rincones y hagas un drama de lo ocurrido porque, lo más probable, es que estos lamentos lleguen a sus oídos y esto también te restará valor. Recuerda que lo más importante, es ser uno mismo. Suerte.

 

Descargar audio desde ivoox.com

error: Este contenido se encuentra protegido por copyright.