UNA RUPTURA NO SE produce de la noche a la mañana sino que se trata de un proceso lento que se va fraguando en un periodo de varios meses o incluso años. El hecho en sí de la ruptura puede producirlo un acontecimiento concreto o una discusión, sin embargo, ese hecho es sólo la gota que rebosa el vaso; porque con toda seguridad tu pareja ya venía dándole vueltas a dejar la relación o irse de casa. Es posible que en esa discusión tu pareja te haya dicho que no vuelvas a llamarla. La fórmula más habitual es famoso «vamos a darnos un tiempo» porque realmente tu pareja no tiene muy claro si continuar o no contigo y necesita echarte de menos y pensarlo con calma.

Mi novio (o mi novia) me ha pedido un tiempo y no sé cómo comportarme

Es lo que muchas personas me dicen al empezar las consultas. Esto produce una especie de miedo, de terror escénico a perder a tu pareja para siempre y como consecuencia, lo primero que hacen, pasadas unas horas, acaso un par de días, es llamar. Nos creemos que nuestra pareja se va a olvidar de nosotros y caemos en una extraña desesperación pensando que incluso puede ya estar viéndose con otra persona, de modo que nos inventamos algún pretexto para llamar o directamente nos ponemos en contacto para tomar un café con la excusa de que te devuelva un libro que precisamente ahora te hace falta, o alguna otra peregrina excusa para intentar verla. Si ha dicho «vamos a darnos un tiempo» hazle caso y no trates de ponerte en contacto al menos en un par de semanas, o hasta que sepas que el enfado se le ha pasado. Es lo que yo llamo el Cortafuegos o el contacto cero. Darse un tiempo significa no comunicarse, y esto incluye correos electrónicos, mensajes de texto, comentarios en redes sociales, likes en Facebook, etcétera. En definitiva, se trata de que vea que haces caso a sus palabras y las respetas. El problema es que a veces es difícil mantener eso, porque los dispositivos móviles que usamos todos los días son una continua forma de estar en contacto con todo el mundo, y también con tu ex. Tu móvil te mantiene conectado al mundo las 24 horas del día los 365 días del año. Esto es bueno, pero también puede que en determinados momentos no lo sea tanto, porque es muy difícil no mirar sus estados en WhatsApp o echar un vistazo a su Instagram o Facebook y claro, en algún momento de debilidad escribes o comentas una de sus fotos.

No es la primera vez que recomiendo en mis sesiones volver durante unos días a tu viejo Nokia olvidado en un cajón de casa: sí, ese teléfono que sólo sirve para llamar o recibir mensajes de texto puede que ahora te ayude a mantenerte alejado de tu ex. Con toda seguridad contribuirá a estar mucho más tranquilo ahora que lo más importante es que mantengas la calma.

Hay que seguir la regla general de prestar atención a lo que nuestra pareja nos ha pedido. Con ello aumentaremos nuestro magnetismo personal y no disminuirá el atractivo que necesitamos para la reconquista.