Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura

Quinto paso: el mensaje

2 → De la Liberación a la Reconstrucción

Una vez elaborado el mapa emocional, sólo si el tiempo adecuado, el kairós, se ha completado y eres consciente de que has aprendido de los errores del pasado —en el caso de que hubiera habido errores, por supuesto—, y que has madurado emocionalmente, fortaleciendo tu capacidad de amar y comprender, sólo entonces podrás desprenderte de cualquier sentimiento negativo hacia tu pareja. Notarás entonces que la serenidad ha vuelto a tu vida y que además tienes un conocimiento más amplio y honesto de todo lo ocurrido en tu relación; significa que te encuentras en la última etapa de la ruptura, estás preparado o preparada para volver a amar y ponerte en contacto con tu pareja. ¿Pero cómo puedes saber si estás o no en esta última etapa? En primer lugar, es muy difícil que esto haya ocurrido en menos de tres meses. Lo normal es que te encuentres en esta posición pasados unos siete u ocho meses desde la ruptura, pero si todo lo aconsejado en este método ha funcionado puedes estar en disposición de contactar con tu pareja en unas dieciocho o veinte semanas después de haber aceptado la ruptura y haber puesto en marcha el Cortafuegos. No obstante, no olvides que, si tú has necesitado tiempo para cambiar, tu pareja también lo necesita.

Como recordarás, la cuarta etapa de la ruptura, la llamada de la Liberación, se caracterizaba por la aceptación —aceptar es algo más que entender—, que esa persona no está a tu lado. Bien, ahora que has llegado quizá puedas ver con más claridad que no era tan duro como esperabas.

Para que esto se entienda bien me gustaría poner como ejemplo algo que me sucedió hace unos años cuando tuve que acudir a la consulta del traumatólogo a causa de una lesión en mi rodilla derecha que me molestaba al correr e incluso al andar. El médico me dijo que tenía que pasar por el quirófano si es que quería evitar esos dolores. La verdad es que pasé varios meses con el asunto atravesado en mi mente porque ese tipo de intervenciones suelen ser dolorosas e incómodas en la rehabilitación. El caso es que decidí operarme: estuve dos semanas con la pierna escayolada y asistido por muletas. Al cabo de ese tiempo, al salir de la revisión con el cirujano, éste me dijo que todo había ido bien; me quitó la escayola y me dijo que podía dejar las muletas y comenzar a dar paseos cortos. Me puse muy contento porque entendí que con respecto a mi rodilla había llegado a la etapa de la Liberación y por tanto el final estaba muy cerca. Definitivamente recordé que mi temor antes de la operación era desproporcionado. A ti te ocurrirá algo similar:  descubrirás que los temores que sentías los primeros días de la ruptura estaban exagerados y, efectivamente, puedes vivir perfectamente sin esa persona. Está claro que tú quieres intentar que esté a tu lado; una cosa es necesitar algo y otra preferir ese algo…

Para acceder a este vídeo y al resto del Método K es necesario que o bien realices la compra. Recuerda que con tu compra está incluido:

  • Acceso al texto completo del «Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura» en formato digital. 120 páginas en nueve capítulos que te indicarán los pasos necesarios para volver con tu pareja.
  • Acceso a los 24 vídeos en HD que apoyan el Método, con explicaciones y ejemplos reales tomados de las consultas.
  • Todo en un a pago mensual de 24,90 € (IVA incluido). Suscríbete

© Carlos García. Método K para recuperar a tu pareja. Madrid 2017  ISBN 978-84-617-7853-9

error: Este contenido se encuentra protegido por copyright.